Publicado: 25 de Enero de 2017

Las estufas y calderas de biomasa utilizan como combustible  residuos orgánicos provenientes de fuentes renovables. 

Los principales residuos usados son los huesos de aceituna, cascaras de nuez o almendra, los desechos de podas y talas o restos de la industria de la madera. Es una fuente de energía inagotable, siempre que se gestione sosteniblemente.

La biomasa es una muy buena alternativa al petróleo, ya que es un recurso renovable que está más uniformemente distribuido sobre la superficie de la tierra.